LOCAS POR “EL MATRI”

guerra de novias
Escrito por: Moraima Ines Ricaurte Rivero.

En la vida social de una Mujer se  va pasando por diferentes etapas de aceptación social: las fiestas de Quince, las primeras rumbas en discoteca y así sucesivamente, hasta llegar a la tan temida época de los matrimonios.

Cuando se llega a los Veintitantos, toca enfrentarse a las temidas preguntas: ¿Por qué no tienes novio? Y en caso de tenerlo: ¿y cuando te casas?

Y así, como se recibían antaño las tarjetas para el cambio de niña a mujer de las amigas, ahora recibimos la que las obliga a cumplir la condena de trabajo forzado y convivencia permanente con el mismo, llamada de otro modo: ¡Matrimonio!

Entonces con una profunda envidia, pero Felices, asistimos a la soñada fiesta de la mejor amiga, las de primas cercanas y lejanas, eventos en los cuales, ante todo, se le huye a la vergüenza de la rifa del ramo. Pocos días  después y sin aun haber superado la fiesta anterior, parejas que según muchos no tenían futuro de novios, anuncian que darán el “Si, Acepto” en un altar.

Parece que todo el mundo se pusiera de acuerdo para casarse y ser feliz, cuando uno está Felizmente Soltero y convencido de tener menos de veinte. Nos obligan a aterrizar a la realidad y a responder las temidas preguntas con una sonrisa en los labios y una incertidumbre en el alma.

Y empieza la presión social y familiar, porque uno sigue en un cómodo estado de soltería y surge otra pregunta ¿hasta cuándo?.Cuando esto ocurre,  muchas mujeres se enredan con el primer hombre que se les atraviesa prometiéndoles cualquier cosa e incluso sin prometerles nada y soportan cierto tipo de situaciones carentes de Amor propio y dignidad alguna.

¿Hasta qué punto llegan algunas mujeres con tal de conseguir la tan anhelada “estabilidad emocional”, es decir,  el matrimonio?. Conozco casos, en los que prefiero serle fiel a mi soltería por el resto de la vida:

Muchas se casan, no por Amor sino por Ego y el gran día no adquieren un esposo sino un trofeo, el cual exhiben con más satisfacción que Orgullo, por haberle  ganado una guerra a otras cuantas. Estas son un caso que admiro, porque Me rehusó a tener que aguantarme una “corraleja” a mí alrededor para vestirme de blanco y dar el sí en un altar. No se fingir que soy tonta, solo por mantener el status de ser la novia de otro tonto que no me merece.

Unas con más “suerte” por así decirlo, se casan porque consiguieron uno, que es el hombre que toda mujer sueña, menos ellas claro está, pero saben que a su lado no tendrán que hacer nada y lo tendrán todo.

Otras por compromiso adquirido desde la fiesta de Quince, es decir, con el novio de toda la vida, donde la costumbre y el miedo a empezar de cero, además de un bebe en algunos casos, le dan el toque de magia a la relación.Otras realmente Bendecidas, se casan con el hombre a la medida de sus sueños, realmente enamoradas y con expectativas de que el “Si, Acepto” sea para Toda la vida

Una mujer  inteligente  tiene claro, cómo quiere que sea el hombre de su vida, no se desespera por una marea de bodas momentáneas, ennoviándose con cualquiera por miedo a la soledad, simplemente disfruta la vida: lee, va a cine, estudia, viaja, baila, rumbea, tiene un grupo de amigos, trabaja con alegría, se traza metas, planifica su futuro y espera tranquila, que en una de las vueltas de la vida, encontrara ese alguien con quien hacer todos los planes antes mencionados  siempre  juntos y  la próxima tarjeta de Matrimonio que circule, puede ser ¡La Propia!

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s